EL AJO NEGRO

Autora: Irene Colmenares.

Hoyo de Manzanares


Ingredientes:

2 cabezas de ajos

1 tarro de miel natural y artesanal (no vale industrial)

Un recipiente cerrado para macerarlo

cenefa

Entre Fogones:

bodegón paso a paso

Esta joya culinaria es un milagro de la naturaleza. Es un ajo macerado en miel y en casa. No hay que confundir con el ajo negro fermentado, que necesita mucho tiempo y unas condiciones de temperatura muy especiales.

Somos muy aficionados a utilizar el ajo de muchas maneras. Por ejemplo, si lo maceramos en aceite de oliva virgen, con alguna especia, potenciamos el sabor de nuestro aceite y conseguiremos un ajo también más rico al paladar.

Este ajo que os presento, es otra manera de intensificar sabor en nuestras recetas. Imagina, prueba y descubre un nuevo gusto muy interesante.

Con este proceso de maceración se consigue rebajar un poco su intensidad, por lo que puede repetir menos que el ajo blanco .

Y os recomiendo que forme parte de vuestro botiquín natural casero, ya que se obtiene un ajo medicinal y una miel, también medicinal. Pero cuidado, hay que tomarla en crudo. Si la miel se calienta mucho, pierde sus propiedades. Así que no se os ocurra calentar esta miel con leche, por ejemplo.

El ajo es uno de los productos de la madre naturaleza con mayor poder antioxidante.

¡¡¡Es un antibiótico brutal!!!

Ayuda a eliminar el colesterol dañino.

Si os encuentráis con esos síntomas propios de un principio de gripe o resfriado, con dolor de articulaciones, malestar general o sin fuerzas para emprender nada, tomar un diente de este ajo macerado en miel, antes del desayuno. A lo largo del día, también podéis tomar unas cucharadas de esta miel medicinal. Ya veréis cómo mejoráis muchísimo y la energía se reactiva.

Ponerse en la boca por primera vez un diente de ajo negro en estado puro es una experiencia inolvidable. Su sabor inicial a ajo se torna al instante en una sorpresa dulce que se dilata en el fondo del paladar, con un ligero recuerdo a ciruela, y casi a la vez despliega un delicado sabor salado.

María pilar ibern de cuerpo y mente
cenefa
ajo macerandose

Paso a Paso:

Pelar los dientes de ajo e introducir enteros o en trozos en un tarro con miel cruda.

Es importante que la miel sea artesanal, cien por cien natural. Antes de comprarla, leed las características en el tarro. Las mieles industriales suelen estar mezcladas y cocinadas por lo que pierden calidad y no se consigue el proceso perfecto del ajo negro.

La miel debe de sobresalir por encima de los ajos.

Se guarda en la despensa y se agita todos los días.

Se deben ver burbujitas de la fermentación.

En una semana estará listo para comer.

Dura eternamente 😍

La cantidad a preparar es la que tú quieras. Puedes comenzar, por ejemplo, con una cabeza de ajos e ir aumentando según los consumas.

Si se va gastando el ajo y la miel se puede añadir las veces que quieras y dejar macerar de nuevo.

Es súper fácil.

Algunas ideas para utilizar en recetas sencillas:

  • Tarta de cebolla caramelizada y ajo negro con masa de hojaldre.
  • Lamina tu ajo negro y añade a unas setas con cúrcuma y arroz o verduras
  • Prepara un alioli con ajo negro y, además de potenciar el sabor, te repetirá mucho menos.
  • Puedes preparar una quiche de puerros y añadir el ajo negro laminados en el relleno. Es una exquisitez porque potencia mucho el sabor de esta verdura.

La historia que acompaña a esta receta: BOTIQUÍN CASERO III. La Aromaterapia.

lavanda

Sigue todas las entradas de Irene Colmenares en su sección, Slow and simply life; mi vida sencilla y tranquila
Y ponte en sus manos .

tarjeta irene colmenares

Deja un comentario