EL SUSURRO DE LAS MUSAS III.

Capítulo III

La Historia de la Ciudad Despierta

etéreo dibujo

-I-

Nunca se había visto un  firmamento más plagado de brillantes estrellas.  La pradera se llena de luz y la pastora de ojos color azul viloeta, le ruega  al guardián, algún sueño hermoso para recuperar la esperanza perdida en el mundo.

Se sientan bajo el tronco envejecido del olmo  y Atelier abre sus manos para revelar el último secreto que guardaba.

LA HISTORIA DE LA CIUDAD DESPIERTA.

“Ella vive sola, aunque, desde siempre, tiene la intuición  que, junto a sus animales y plantas,  su sol y su luna, algo más está presente.

Ella siempre es  niña, a pesar de vivir muchos años.

Y aunque todavía no lo sabe, pertenece a un linaje mágico.

Algún día reinará en un mundo donde las criaturas imaginan los sueños de toda la humanidad y los distribuyen a lo largo y ancho del mundo. Estas criaturas tienen dos características innatas; nunca duermen y dotan a los sueños de alma. Su don es impregnar a los humanos de poderosos mundos de esperanza, amor y lo hacen a través de  los sueños. Emociones que se adentran en las almas de los hombres, dotándoles de cualidades casi celestiales como la valentía, la generosidad y la intuición y cuyo vínculo no es otro que su inspiración dormida. Aquellas criaturas funcionan como una sola mente. Igual que una colmena mueren sin su abeja reina, el mundo carecería de humanidad sin este reino y su monarca.

Este lugar, atemporal y cíclico, es LA CIUDAD DESPIERTA.

Cada 100 años repite un periodo completo, una naturaleza latente que permanece dormida con todos los conocimientos y dones de las generaciones que le precedieron. Este mundo tiene un único habitante, una niña que sueña dormida e imagina despierta.

Ella no es consciente de su enorme responsabilidad. En su mente infantil, tan solo imagina juegos, cuentos y melodías. Inocente, desconocedora de lo que está por llegar, vive feliz en su cabaña de madera bajo un olmo centenario. Padece emociones y siente deseos como cualquier humano, pero con una intensidad  superlativa.

Pero no sabe que,  durante sus primeros 20 años de vida, aquellos sentimientos y experiencias que la rodean, conforman su transformación. Si ella conociera su naturaleza, nunca experimentaría las emociones necesarias para ser quien es, no podría romper su crisálida y  descubrir su verdadera naturaleza.

Ahora aquellas melodias infantiles y sus pasos de baile frente a s la cascada del valle, cobran sentido. Repite aquellos movimientos y la coreografía, desprende el polvo de estrellas que construye los sueños de toda  la humanidad.

Con las últimas notas de la melodía, alcanza la madurez. Su cuerpo de pastorcilla se desvanece , convertiéndose en luz. Ahora sabe para qué fue creada.

Ella es una  criatura celestial que impregna a los humanos de sueños y fortalece su entendimiento, haciéndoles tomar heroicas decisiones en momentos cruciales. Cada generación,  una nueva reina se transformará en niña durmiente. Y esa reina conservará su nombre como  único vínculo  de paso por la tierra. Un nombre que le recordará siempre la emoción que experimentó en este periodo de su existencia: ” Alegría“.

Alegría.

-II-

El guardián de las palabras ha encadenado cada frase con su su emoción hasta la última. Alegría es la llave para dejar volar el sueño y ocupar su lugar, junto a las estrellas construídas de almas.

La pastora comprende porqué nadie nunca entró en aquella pradera excepto ella. Su naturaleza le ha sido desvelada. Sus ojos se encuentran y sus miradas descubren las emociones que han conocido en los sueños de otros.

Estaban destinados a  encontrarse. Atelier y Alegría, linajes encadenados, mitad hombre, mitad estrella.

Solapados entre la melodía de gorriones y mirlos, escuchan un aleteo desconocido. Buscando el sonido, vislumbran un haz de luz asomando entre las ramas más altas del viejo árbol. Según desciende la luz, aprecián a  un ser de enormes alas, diez veces más grandes que su diminuto cuerpo brillante.

Unos ojos mágicos, de un intenso color lila, sonrien a la niña. Y siente un amor sin medida. Es el instante de fusión entre las dos. Sus pensamientos funcionan como una sola mente que desvela todo el misterio de su naturaleza.

hada

Soy tu predecesora, tu madre. Vengo a pasarte el testigo de la centuria. Crece, sueña, vive ajena a lo que te vas a convertir. Y, como lo fuí yo antes, los próximos 100 años, tú serás la constructora de todos los sueños de esta tierra. Durante esta transformación te convertirás en un ser de luz.

Alegría mira a aquel ser mágico y se refleja en sus ojos. Sin duda, ha nacido de sus entrañas. Conoce ese sentimiento maternal  y protector. Lo ha visto en la naturaleza, en las hembras defendiendo a sus crías.

Atelier es testigo de esta emoción y sabe que Alegría cambiará muchas cosas. El mundo de los sueños se transformará con ella.

Pero esta Alegría es distinta, se ha enamorado. Tiene la capacidad de elección y decide. Ella no quiere vivir sola esta transformación . Le necesita. Conocedora de lo que en realidad es, ralentizará su naturaleza y amará aquel que le regaló su último secreto, el sentimiento más poderoso, capaz de mover el mundo.  

A cambio, ella guardará el sueño extraviado de Atelier…

-III-

LA HISTORIA DE LA ESENCIA DEL VALLE

Cada centuria la niña descubre el amor. Ellos son los guardianes de sueños y sus destinos están  escritos.  Juntos romperán la crisálida, unidos buscarán su destino. El valle será su hogar. Ajenos a las tormentas y la maldad, se amarán desde el primer instante en que sus miradas se cruzaron. Cautivados por una vida en común, conformarán su hogar entre aquellas montañas  y un nuevo linaje germinará.  Hasta ese instante, sus vidas están selladas como humanos. Después llegará la transformación que los unirá en una comunión suprema para toda la eternidad.

El guardián, ahora árbol milenario, bajo las raices que impregnan esa tierra de fertilidad, protegerá los sueños de su hija, fundiendo su sabiduría con la de sus predecesores.

La niña, una nueva  Alegría, crecerá feliz y solitaria en aquella crisálida bajo la sombra del olmo centenario, sin saber su verdadera identidad y sin vislumbrar, en la rama más alta, la mirada protectora de unos ojos color violeta. Hasta que un nuevo guardián de palabras, le revele su último sueño.

fantasía libro valle

Es parte del engranaje. Creerse diferentes y únicos para serlo realmente. Sentir que aquella aventura es la primera vez que ocurre y, por tanto, ellos podrán alcanzar metas inalcanzables, aceptar lo insólito y extraordinario de sus vidas.

  Conseguir  salvar sueños, desterrar pesadillas.  Vivir con el convencimiento que ninguna Alegría anterior pudo conocer a sus progenitores y ningún Atelier se enamoró de su  futura reina. Nadie, excepto ellos, tendrá el privilegio de compartir una larga vida en común en el valle. El amor todo lo puede y ellos serán los únicos que  cambiarán el rumbo de sus destinos.  

Así, cada nueva generación  aporta una insignificante diferencia que les convierte en únicos. Así la naturaleza de esta especie avanza hacia lo infinito. Una revelación que enriquece a la próxima hija con más dones. Cada nueva reina es más sabia que la anterior y menos sensible que la venidera. Cada siglo nuevo, las raíces del olmo se alimentan con más sabiduría. Seres únicos de luz y generosidad, tan idénticos como distintos, amantes y amadas.

Atelier y Alegría son un mismo tronco, dos entrañas nacidas para  amarse, destinados a concebir una dinastía.

 Cada uno conoce  el secreto del otro, sin saber que  la otra  mitad es  la verdadera revelación.

pajaros en ramas

Dos corazones puros que aman lo que dan, sin preocuparse de lo que reciben. Y en el camino, encontrarán la mayor de las recompensas. La grandeza de vivir para el otro.

Ellos existen desde el principio de los tiempos. Con el primer rayo de luz que iluminó el mundo, repiten su historia de amor y  reencuentro. Es esta riqueza la que aportan al mundo.

 Ellas, Alegrías, siempre esperándo a sus guardianes.

Ellos, Ateliers, eternamente buscando a sus pastoras.

 El valle se ha construido bajo estos cimientos, son sus entrañas y su luz, las semillas de bondad  que germinan en las orillas del único río que nace en el océano.

Y en el centro de este mundo, el olmo centenario, el corazón de la vida. Bajo su sombra, el hogar donde proteger los sueños.  Y protegiendo cada uno de ellos, unos ojos color violeta sonríen al amor que mueve el mundo.

hada vintage

Fin

************

El cuento completo:

Este último capítulo, coincide con el cierre de este primer bloque sobre pan casero y sus masas madre: PAN CASERO CON MASA MADRE BIGA

pan masa madre biga
cenefas pájaros y flores

Encuentra aquí, todas las entradas de Cristina Repostera y una pequeña presentación de su sección.

Cristina Repostera

Deja un comentario