PASEANDO EL 2020 CON ROCÍO

Fotografía: Rocío Orcera

Villalba. Madrid.


Si hay algo que me define, es mi pasión por abrazar la vida. Siempre mantengo una puerta abierta a la esperanza. Un lugar al que me adentro con pasos tranquilos para recibir, sin angustia, lo que me depara el siguiente recodo del camino.

Paseando el 2020, encuentro tanto que agradecer y muchas razones por las que sonreír.

A pesar de haber vivido un cúmulo de emociones por la situación que asola al mundo, como tristeza, impotencia, incluso rabia, en este recorrido por mis sentimientos,  no hay un ápice de miedo.

Quizá, sin ser consciente de ello, me he estado preparando para este momento .

Todo lo aprendido, los maestros que me han enseñado las distintas disciplinas, mis meditaciones y oraciones  han abierto en mi mente espacios casi infinitos que han aportado mucha luz a mi alma y en estos momentos tan oscuros,  han sido una ayuda incalculable para sobrellevar esta situación tan extraña.

 Durante toda mi vida, la positividad  me ha ayudado a buscar un equilibrio entre lo que quiero hacer y hasta donde puedo llegar. Y ahora, más que nunca, todo cobra sentido.

Para mí,  el confinamiento  ha sido una bendición porque me ha dado la oportunidad de compartir momentos únicos con mi familia.

arbol de la vida

No  he necesitado nada más , ni nada menos, de lo que tenía bajo las paredes protectoras de mi hogar. Mis dos hijos con sus parejas y mi  queridísima  Dori, que es una parte importante en mi vida desde hace tantos años. Mis fieles amigos  de cuatro patas,  la belleza de la primavera floreciendo a mi alrededor… Y la guinda de este pastel; compartir, todas las horas del día,  con mi hija María en su último trimestre de embarazo.

perrita y mariposa

Todos juntos alrededor de este acontecimiento increíble. Cuidando de las dos, arropándolas y trasmitiéndolas todo el amor, la ternura y alegría que sentíamos como familia. 

Disfrutar el milagro de sentir cómo  una nueva vida crece dentro de tu hija, es un regalo impagable.  No había nada que alterara nuestras rutinas.  Su vientre, con nuestra pequeña, crecía con mucho amor de todos. Nuestra campeona, nació al salir de la alarma. Y esa imagen irremediablemente, me trasladó a esa vez primera en la que que tuve a su madre entre mis brazos. Tres generaciones y una sola emoción, tan intensa que el corazón se te sale del pecho.

El lugar donde he pasado esta experiencia  ha sido un remanso de paz y armonía. Rodeada de campo, alejada del mundanal ruido, espaciosa, con un jardín lleno de árboles, plantas y aromas a encinas.

jardín

 Mi casa es  una burbuja donde guarecerme, donde guarecernos todos. Como siempre ha ocurrido, estamos cuando nos necesitamos. Este año, más que nunca, hemos entendido el valor incalculable de mantenerse unidos.

 La naturaleza sigue su curso en completa armonía y  los míos parecen estar tocados  por la divinidad, como si nada malo pudiera traspasar las puertas de mi hogar. Y lo cierto es que siempre he pensado que algo hay en este lugar que nos protege de todo mal. Así lo siento y así la vivo.

En este tiempo hemos comprobado que se puede convivir magníficamente si todos nos involucramos en un objetivo común. En nuestro caso, la decisión general fue confiar, comer bien y hacer ejercicio para estar fuertes. El refrán:” mente sana, corpore sano” se convirtió en un lema. 

En el camino, nos hemos mantenido muy activos. He descubierto un sistema de ejercicio con meditación muy potente llamado “Zen Power”. Cuerpo, mente y corazón hecho deporte. Ha sido un hallazgo maravilloso que voy a continuar practicando durante mucho tiempo.

Con mi querida Dori, hemos cocinado mucho, variado y saludable y todos, hemos compartido momentos únicos. 

Mi hija María se ha sentido muy acompañada en todo momento y el bebe ha crecido sin angustias, ni miedos y esto  se ha reflejado en el parto.

milagro

Y a nivel mental he recuperado “El fluir de las cosas”.

Dejar que las ideas y las emocionas fluyan sin estancarse.

Potenciar la consciencia.

Mantener la calma dentro de la incertidumbre.

Sentir la paz interior en el caos y aferrarme con fuerza a la familia y a los amigos, tan imprescindibles en este equilibrio. Me han faltado sus achuchones pero nos hemos dado muchos abrazos virtuales.

amigas y familia

Online”, en línea con los amigos, el entretenimiento, el aprendizaje, las meditaciones y con el resto del mundo.  En lína con la vida.

Emocionalmente, algunas veces me he sentido sobrepasada por la responsabilidad de mantenernos todo a salvo, pero en cuanto me venía ese pensamiento, ocupaba la mente en otras cosas.

Hemos creado positividad; pintado, realizando trabajos manuales y mucha conversación, música y sonrisas. Así que, dentro del momento difícil, fue todo fácil.

creando positividad

Y aunque económicamente ha habido que  ajustarse más, porque ha habido muchos menos ingresos, mi parte positiva ha encontrado muchas otras razones para ser feliz en estos tiempos.

positividad

Si tuviera que definir los sentimientos que más me han marcado durante este paseo por mi 2020 definiría:

Una emoción:  Sin dudarlo, vivir con mi hija el embarazo y nacimiento de mi nieta.

Una decepción: La política que hay en el país. No hablo de colores ni ideologías. Nos protegemos utilizando sentido común y responsabilidad social  o estamos solos y perdidos.

Una nostalgia: La libertad que tanto anhelo y siempre respeto.

Un pensamiento  negativo: En estos momentos el ser humano saca lo mejor y lo peor de cada uno. Y la  manipulación y maldad de estos tiempos ha sido más poderosa que nunca.

Una carcajada: Interminables en tantas noches que se alargaban hasta la madrugada contando historias con mi sobrino que además es vecino, así que todo quedaba en familia.

Una lágrima: He sentido más fuerte que nunca una pena grandísima por todo el sufrimiento que había, no solo en nuestro país, también en el mundo.

Un pensamiento  positivo: Necesito creer que todo este sufrimiento, sacrificio, tantas pérdidas materiales y  humanas,  valga para cambiar y ver que la vida es otra cosa.

Rocío

Estas navidades serán más calmadas  que otros años pero también mejores y más felices, más de verdad,  valorando la suerte de familia que tengo.

Tenemos nuestra particular “niña” Jesús, un ángel que nos ha cambiado la vida y que tengo la inmensa suerte de disfrutar cada día. Un nuevo y pequeño miembro en la familia que nos ha desbordado de ternura y amor y ha llenado cada rincón  con aromas de bebé y canciones de cuna.

Así que van a ser unas fiestas de unión y armonía, un confinamiento voluntario para disfrutar de nuestro hogar engalanado para la ocasión con un pesebre donde dar gracias por todo lo que tengo, un árbol para plantar mis deseos, luces que iluminan de color esperanza el nuevo año y mucho sabor navideño.

Recorro los últimos pasos de este camino por el año 2020 rodeada de los míos, con mi música navideña preferida sonando tras de mí y con la convicción de que mi hogar reside allí donde está mi corazón.

mary

A todos vosotros, os deseo armonía para disfrutar del sonido del silencio y de las pequeñas sorpresas que te depara la vida.

Si hoy, tu vida es un camino lleno de espinas más que de rosas, recuerda  que también esto pasará,  porque lo único perenne de este mundo es el cambio.

¡FELIZ NAVIDAD!

merry christmas

Gracias a esta vida, que nos ha concedido una nueva oportunidad.

niña estrellas

Este paseo me inspira una exquisita receta de mi queridísma Dori: CEVICHE DE CORVINA Y LANGOSTINOS


Desde aquí, puedes seguir la sección de Rocío: FOTOGRAFIANDO DESDE MI INTERIOR. Puedes acceder directamente a todas sus obras o elegir cada historia y receta que acompaña a sus imágenes.

Rocio Orcera fotografía
galería de imagenes

EMOCIÓN A EMOCIÓN HASTA LLEGAR A TREINTA Y TRES

Deja una respuesta