TORRIJAS DE CASA

Reading Time: 8 minutes

Ingredientes para 20 torrijas

10 rebanadas de pan especial torrijas (o similar a pan Candeal)

1 litro y medio de leche

200 gr de azúcar

1 rama de canela

Cáscara de limón

Cáscara de naranja

5 huevos

2 tipos de aceite mezclados: vegetal y oliva

Para el almíbar: de leche con canela y miel 

Canela en polvo

1/4 l. emulsión de leche utilizada para bañar las torrijas

Miel

Una cucharadita de harina de maíz tipo maizena

Entre Fogones

¿Te has preguntado desde cuándo se elabora la Torrija en España? Pues los primeros escritos documentados datan de la época de Los Reyes Católicos. Juan de Encina hacía alusión a esta receta con la frase: “Muchos huevos y miel para hacer Torrejas”, refiriéndose a una receta para la recuperación de las mujeres “recién paridas”.

Aparece también en distintos recetarios escritos en el S-XVII, pero fue a comienzos del S-XX cuando comenzó a consumirse con frecuencia en las tabernas españolas, acompañado de vino caliente. De ahí, que una de las variantes para elaborar torrijas sea bañadas en vino.

En cuanto a la tradición de consumir este postre en Semana Santa y que ha llegado hasta nuestros días, no se sabe muy bien la razón.

La teoría que más predomina entre los estudiosos de la cocina tradicional es que, debido a la cuaresma, en estas fechas, se consumía menos pan al no comer carne. En las casas se compraba la misma cantidad que habitualmente se gastaba y como sobraba, se aprovechaba al día siguiente elaborando las torrijas.

Otra de las causas, parece ser que los religiosos, en época de vigilia, solo tomaban pan duro bañado en leche y de ahí las tradicionales torrijas de semana santa.

En mi humilde opinión, creo que es una pena delegar un postre tan delicioso a una semana al año. Te animo a que incorpores este postre a tu recetario en todas las ocasiones que te apetezca.

Después de estas pequeñas curiosidades, vamos a los consejos importantes para hacer unas torrijas deliciosas. Como te imaginas, lo más importante es el pan que utilices. Sería una pena que el resultado no fuera brillante debido a una mala elección del pan.

Si no puedes conseguir un buen pan especial para torrijas, yo te aconsejo uno con mucha miga y una corteza que no sea muy dura. Por ejemplo Candeal, de pueblo o similar. Imprescindible que sea del día anterior.

torrijas pan pueblo

Paso a Paso:

Corta 10 rebanadas de pan. Que sean gruesas para que al empaparse de leche no se deshagan. Por eso, también es importante que el pan sea del día anterior. Prepara una o dos bandejas hondas, según necesites y extiende las rebanadas de pan sobre ellas.


niña cocinera, mi truco

Las rebanadas no deben quedar amontonadas y las bandejas tiene que tener el fondo suficiente para que el pan pueda empaparse con la emulsión de leche con la que vamos a cubrirlas.

No pongas una rebanada encima de otra para aprovechar la bandeja porque no se empaparán de leche y la torrija quedará muy seca.

A mí me gusta espolvorear las rebanadas del pan, todavía seco, con canela molida y cubrir la bandeja con un paño de algodón para que aromatice mientras preparo la leche.

Calienta en una cacerola la leche, azúcar, un par de cucharadas de miel, rama de canela y las cáscaras de los cítricos.

Cuando la emulsión comience a hervir, con un tamizador, añadir la leche en la bandeja de las torrijas. Yo vierto la leche torrija a torrija y con un cazo para empapar bien todo el pan. Si sobra leche una vez que están bien mojadas todas las rebanadas, reservar para utilzarla después.

Espera unos minutos hasta que se impregnen pefectamente de la leche. El tiempo depende del tipo de pan y del grosor.

niña cocinera, mi truco

Yo voy pinchando con un tenedor para comprobar que está empapada toda la rebanada. Y siempre que preparo este postre, tengo una segunda cacerola en el fuego preparando más emulsión ( como medio litro más de leche y la mitad de cantidades de los demás ingredientes).

Una vez que haya hervido, bajo el fuego al mínimo para mantener la temperatura. De esta manera puedo añadir a las rebanadas que necesiten empaparse con más preparado. No te preocupes porque vas a utilizar la emulsión sobrante para hacer el almíbar.

Prepara un bol hondo, tipo ensaladera para los huevos.

A mí me gusta separar las yemas de las claras y batir éstas a punto de nieve. Después las mezclo con las yemas y un cuchara de azúcar. Si te animas, conseguirás un rebozado muy esponjoso. Pero no pasa nada si bates los huevos de la manera usual.

Prepara una sarten con aceite abundante. Las torrijas tienen que flotar en el aceite. El aceite de oliva es demasiado fuerte. Yo lo mezclo con aceite vegetal en una proporción: 30 oliva – 70 vegetal. Incluso si utilizas cien por cien de aceite vegetal, no pasa nada.

bodegón paso a paso

Espera a que el aceite esté caliente. Es importante la temperatura. Si está muy caliente se tostará demasiado y si está frío las torrijas chuparán exceso de aceite antes de comenzar a freírse y quedarán aceitosas. Echa un trozo pequeño de pan y no añadas las torrijas hasta que la muestra comience a chisporrotear.

Con una espumadera escurre la rebanada del pan de leche, reboza en el huevo y a freír en la sartén.


Un apunte importante: Si has utilizado un pan con mucha miga recorta la corteza dura al inicio de la receta, prepara una ensaladera donde colarás la emulsión de leche de las torrijas. Antes de pasar la torrija por huevo, sumérjala en esta leche para que termine de empaparse perfectamente. Y de ahí la pasas al huevo.

Recuerda: Tienes que reservar como mínimo 1/4 l de emulsión para preparar el almíbar.


Para este proceso, te puedes ayudar de un tenedor para sujetar la torrija sobre la espumadera y que no te salte al dejarla caer a la sartén. Para manejar las rebanadas desde la leche al huevo y después a la sartén, no utilices solo el tenedor ( como si de un rebozado se tratara), porque se te deshacen y si no, es que no están bien empapadas.

Debes dar la vuelta al pan una vez que esa cara esté dorada. No frías muchas a la vez. Que haya espacio suficiente entre ellas para que puedas darle la vuelta sin impedimentos. Van a chupar mucho aceite y se va a ensuciar con el huevo y el pan. Así que, cuando notes que las rebanadas no están flotando o te salen manchadas con restos del aceite, cuélalo, aprovecha el resto limpio y añade más .

Espera unos minutos hasta que coja, nuevamente, la temperatura adecuada antes de seguir rebozando el resto de las torrijas.

Prepara una bandeja con papel absorbente para depositar las torrijas fritas. Mezcla azúcar y canela molida y “reboza tus torrijas en este preparado”.  Reserva. Este paso es opcional. Por ejemplo, en casa a mi marido no le gusta con el azúcar, así que aparto las suyas y le añado directamente el almíbar.

Yo recomiendo comerlas sin el rebozado de azúcar y canela en el desayuno. Habitualmente se añade un almíbar. Hay muchas maneras, la mía te lo explico a continuación. Yo preparo dos almíbar para gustos de mis consumidores preferidos.

niña cocinera, acompañamiento

Preparación almíbar de leche, canela y miel.

Pasa por un colador la emulsión de leche utilizada para hacer las torrijas. Recuerda que en el paso a paso, hemos hecho cantidad de sobra para utilizar ahora en el almíbar.

Una vez colado, utiliza 1/4 l de emulsión y añade canela molida, dos cucharada de azúcar moreno ( puede ser blanca), 2 cucharadas de miel y media cucharadita de maizena para que espese. Lo calientes sin parar de remover hasta que el almíbar espese un poquito.

No tiene que quedar una crema compacta. La harina de maíz es tan solo para dar presencia al almíbar y que no quede demasiado licuada. En caso de que te hayas excedido en la harina, añade unas cucharadas de emulsión de leche o leche sola, hasta que consigas la textura adecuada, cremosa pero no espesa.


torrijas pan especial

Si observas las imágenes que he compartido de mis torrijas, te darás cuenta que la forma de esta última es distinta a las otras. Es la diferencia de utilizar un tipo de pan a otro realizando la misma receta. Estas torrijas están hechas con pan especial para torrijas. Las otras fotografías son torrijas elaboradas con pan de pueblo, tipo candeal. En este caso, acuérdate que van a necesitar más leche para estar bien empapadas.


Preparación almíbar de azúcar, miel y ron.

¡Este almíbar es el que más me gusta!

En una cazuela vierte como 200 gr de azúcar y la misma cantidad de agua. Si tienes, añade un par de cucharadas de azúcar de vainilla.

Añade canela molida, 3 cucharadas de miel, el zumo de un cuarto de limón y un chorrito de ron añejo. Puedes utilizar también cogñac pero a mí me gusta más el sabor y el aroma del ron.

Deja que hierva y espera a que reduzca el almíbar y tenga una textura melosa. El color del almíbar será oscuro debido al azúcar caramelizado .

Presentación de las torrijas:

En una bandeja o plato añade las torrijas y vierte una cucharada del almíbar elegido por encima de cada una. Con un tamizador (es opcional) espolvorea azúcar glass y canela en polvo.

Yo no las dejo bañadas en el almíbar hasta que no voy a consumirlas, pero si prefieres, puedes guardarlas en la nevera con todo listo para consumir y tan solo espolvorear el azúcar y canela en el momento de comer.


La torrija perfecta tiene que estar dorada por fuera pero en el instante que se corta, tiene que ser cremosa y blanda en su interior. La delicia de la torrija es notar cómo se deshace en la boca, con esa fusión de sabores y aromas.

Por cierto: Es normal que alguna de tus torrijas se te rompa o deshaga. Son difíciles de manipular al estar tan llenas de leche, pero ten paciencia al manipularlas. A esos pequeños trozos rotos, yo les llamo delicias de torrijas y están ricos, ricos.

torrija delicia

Con los consejos que te doy en esta receta, seguro que consigues un resultado magnífico. Y no dejes de intentarlo, si no te quedan demasiado bien la primera vez.

Las torrijas es de esos postres que aromatiza toda tu cocina y antes de que se enfríen, ya tendrás a la familia en tus fogones atacando el postre por todos los flancos. Y te confieso un secreto.

En casa, soy la primera que caigo en la tentación. Sobre todo, aquellas rebanadas de pan que se me desmorona, mis delicias de torrijas no tienen una presentación bonita, pero está igual de exquisita, y con esta excusa, la cocinera se adjudica estas delicias menos “agraciadas”.

Esta receta lleva una historia llena de dulzura: CUANDO LA LUNA NADABA CON GATOS

niña y gato en columpio
tu historia
de tapeo
inicio

Deja un comentario