UN RINCÓN CON ALMA LLAMADO LAS LLAVES.

rincones
Os presento “Mi rincón con alma” .
Urbanización Torrenueva, Mijas Costa. Málaga. España.

Antes de empezar, quiero agradecer, de corazón, a Jeremy Alonso su maravillosa acogida y la charla llena de sonrisas y cercanía que ha dado lugar a esta historia. Has conquistado un trocito de mi corazón. Seguiré contando muchas anécdotas y recetas de este lugar.


Y, ahora, vamos al lío…

Pasaban 15 minutos de las tres de la tarde, cuando traspasamos la cancela de madera.

La rueda de carreta, ocre y brillante custodiaba el naranjo en flor, como una eterna primavera. El verdor de los helechos, el olivo junto al pozo y, como gotas de lluvia salpicadas entre las plantas, los aperos de labranza, impecables, compartían con nosotros los recuerdos de un pasado de siembras y cosechas, escoltándonos al interior del restaurante.

Una vez dentro, la sonrisa del metre nos regalaba una cálida bienvenida. Le notifico que tenemos una cita con el Chef, uno de los propietarios y el hijo de la familia Alonso.

– Hemos quedado con Jeremy para la entrevista del blog, pero primero venimos a comer.- Es mi pequeña carta de presentación. No quiero molestar y concentrarme en los platos que voy a degustar.

Así que disfruto del momento y mi primera sensación es que me siento en casa. Nos acomoda en una mesa frente a la terraza, rodeados de trillos, hornos de hierro fundido, madera y paredes color albero. El ambiente te envuelve, te invita a la cercanía, al reposo, a disfrutar de cada detalle.

Es un auténtico asador leonés en el corazón de Andalucía. No es una zona de tránsito. Está a la entrada de una tranquila urbanización, a un par de kilómetros de la Cala de Mijas; lo que, al contrario de lo que pueda parecer, no supone una barrera. El ambiente te cautiva desde el primer instante, respiras su magnetismo en el bullicio y la algarabía de su gente. La fecha elegida para realizar este reportaje, fue el lunes y final de mes, pensando que sería un día muy tranquilo, pero el restaurante está al 40 por ciento de su ocupación. Me alegro mucho por ellos y también por nosotros que podemos relajarnos y comer sin remordimientos.

rincones las llaves restaurante
RINCONES CON ALMA

El horno de leña es el indiscutible protagonista de uno de los rincones más especiales del salón, dividiendo los ambientes de la estancia. Realza su empaque un macetero de mimbre abarrotado de perejil erguido, fresco, lleno de vida. A su lado, diversas espumaderas de bronce, brillantes como la luz del sol. De las vigas de madera del techo, cuelgan a modo de guirnaldas, ristras de ajos, bien prietos, suspendidas sobre una rueda de carreta color añil y un cartel que reza: “APLAUSOS PARA EL ASADOR”. A su vera, una mesa vestida de flores con tonos pasteles, se diferencia de la de los comensales por sus cestos de mimbre. Distintos tamaños y variado contenido, unos llenos de manzanas amarillas; otros con panes, verduras de temporada y un par de botellas de vino con sus letras doradas que ponen el punto final a la decoración de esta tabla redonda. Los aperos de labranza, con un siglo de historia, son un homenaje a una tierra castellana, al esfuerzo de la siembra y el trabajo de recolectar la cosecha. Por último, los aromas a botillo leonés, cordero lechal y cochinillo, nos hacen salivar, preparándonos para una deliciosa sobremesa con muchas sorpresas.

Dijimos que nos trajeran de comer y ya lo creo que lo hicieron.

Comenzaron las entradas frías con una bandeja de distintas variedades de tomate salpicados con tiras de bacalao. Los cortes irregulares marcan la originalidad de un tomate que huele a recién cortado.

Junto a ella, saboreamos una bandeja de la cecina más increíble que jamás hemos probado, lonchas muy finas, como un jamón perfectamente cortado. Jeremy, nos explica que su cecina proviene de León, como casi todos sus productos estrella, como los chichos (picadillo de chorizo) o la matanza para el cocido. Tiene la particularidad de estar ahumada con madera de encina y con el oreo justo para que no quede seca, ni rancia. Una vez en sus fogones, ellos le dan su toque especial, preparando un machacado con ajo consiguiendo ese toque tan exclusivo de sabor y aroma.

He caído totalmente a los pies de este lugar y no solo por su cocina, respiro armonía por los cuatro costados. Quizá por el ambiente cuidado y de un gusto exquisito que te hace sentir especial. Hasta el más mínimo detalle tiene su razón de ser y de estar. Mantelería, vajilla, el cristal trasparente y brillante, las frutas naturales haciendo las veces de centros de mesa, la música de fondo y los sutiles aromas y sonidos que nos llegan de la cocina abierta a la barra, denota que la familia Alonso, padre e hijos, no tienen nada que esconder, más bien mucho que enseñar.

Sin dudarlo el alma de sus propietarios se asienta en cada rincón. Toda la idea es de Dionisio padre, que cuidó la decoración, mucha madera, la solera de sus muebles y su increíble bodega de vinos de la que se encarga con mimo, Esther Alonso, el tercer miembro de esta familia que también ejerce maravillosamente como Maitre. Todas sus raíces castellanas en esta zona del sur de España. Hasta el nombre tiene solera familiar, homenaje póstumo al abuelo por parte de padre. En León, fue propietario de un hostal, una pensión en la que trabajó sin descanso. Él tenía un sueño , montar un restaurante y llamarlo Las Llaves. Para él, no fue más que una quimera. Para su hijo, la determinación de convertir ese sueño, en realidad.

Las Llaves, rincones con alma

Estoy segura de que este padre y abuelo de la familia Alonso se sentará cada atardecer allá arriba y disfrutará de lo que aquí abajo, hijo y nietos, han construido en su nombre.

Un crujiente tartar de salmón y una crema de ensaladilla rusa, con un delicioso toque escabechado, son los siguientes platos. De repente, se rompe el ritmo de cocina creativa con un cuenco de ropa vieja a base de garbanzos castellanos y berza. En ese instante supe que tenía que volver cualquier viernes para degustar el cocido maragato de Dionisio padre que sólo lo prepara este día de la semana. Por algo dicen que “lo bueno si breve, dos veces bueno”. Prometo contaros mis sensaciones.

Ensaladilla Rusa

Continuamos el desfile de entradas, ahora con una deliciosa lasaña de mar. En ese cuenco de color azul está todo el sabor del Mediterráneo. Su fina lámina de pasta y su relleno de ceviche deshaciéndose en la boca, te conduce a saborear todo un mar recién pescado.

Lasaña de mar

Llegamos al final de la primera parte con una cabalgata de sabores, colores y texturas, unas bolitas de croqueta, un par de rodajas de morcilla del bierzo con un ligero sabor a almendras y unas rodajas de queso de cabra a la plancha.

Un receso saboreando una copa de crianza para dar la entrada al plato principal. Chuletón de carne roja de primera calidad y del país, como todo lo que se sirve en esta casa, hecha al punto, tostada por fuera, roja por dentro, tierna y con un sabor espectacular. Comiendo esta maravilla, no puedo más que decir que “un bocado vale más que mil palabras”.

recetas rincones con alma
RECETAS RINCONES

Y llegamos al final de este paseo culinario, degustando una deliciosa torrija flambeada, con toda la esencia de la receta tradicional pero con un toque muy contemporaneo. Exquisita manera también de tomar la piña y el plátano.

Esta técnica del flambeado en los postres, es una de las especialidades del restaurante, muy apreciado por la fiel clientela de Las Llaves.

La expresión de satisfacción de Jeremy al escuchar nuestra opinión sobre sus platos, confirma cuánta alma pone en sus fogones “La cocina mueve emociones muy intensas”, nos comenta. “La ilusión, el cariño por lo que hacemos, la creatividad se transmite a través de nuestros platos y estos sentimientos llegan a nuestros comensales desde el paladar, pero también por otros sentidos, como los aromas y la estética de todo lo que nos rodea”.

Nos cuenta, cómo se vinculó al negocio familiar: “Fue más por inculcación que por vocación”. No era un buen estudiante y se decantó por el restaurante. Entre estos fogones ha encontrado su lugar y, después de prepararse en la Escuela de Hostelería de Ciomijas y hacer sus prácticas en el país Vasco, estas cocinas han sido “las llaves” que han abierto su imaginación, fomentado su inspiración y su espacio, donde poner en práctica todo lo aprendido.

Quién iba a pensar que, ese pequeño restaurante, de comienzos muy duros y recursos casi inexistentes que su padre inauguró 30 años atrás, iba a tener en la actualidad una plantilla de más de 11 personas. Muchas horas trabajando juntos, imaginando, encontrando inspiración en cualquier elemento o emoción, creando vínculos más fuertes que la familia. Y este sentir se transmite en la atención a su público.

Existe una finísima línea entre preocuparse por el cliente y excederse en la atención. Esther al frente y el resto de personal de sala te dejan el espacio necesario sin cruzar esta frontera. Asesorar, explicar o sugerir pero sin darte clases de nada, tan sólo formando parte de ese engranaje que te hace sentirte a gusto y relajado.

La tarjeta de visita de la casa, define su filosofía en dos palabras: Familia Alonso.

Dionisio, Jeremy y Esther son los responsables del ambiente que se respira entre esas paredes, calor de hogar, dedicación y perseverancia.

Ellos, a pasos cortos pero seguros, llevan muchos años poniendo toda la carne en el asador, no solo en sus fogones, también arriesgan el corazón y el alma, como si fuera el primer día. Y es que tiene razón cuando nos dice: En la cocina se puede hacer muy bien, pero nadie lo hace como uno”.

Le pregunto qué significa para él este lugar. Entonces respira hondo y mirando a su alrededor, casi nos susurra: “Esto es mi vida. Date cuenta que ésto ha crecido conmigo como yo he crecido con este sitio. Hemos ido de la mano siempre”.

La aportación de los hijos es la savia nueva que consolida las raíces de esta familia. Esther siempre preocupada por llevar la mejor copa de vino a la mesa. Jeremy, además de su energía y juventud, ha incorporado nuevos platos con un toque muy contemporáneo. Esta mezcla de cocinas representa las dos generaciones conviviendo en perfecta armonía, como sus distintas personalidades.

A pesar de su juventud, tengo delante a un profesional con mucha experiencia, no sólo adquirida en la escuela, sino también bebiendo de la filosofía de su padre, tal y como expresa en su mensaje: ”El cliente quiere comida tradicional, buena carne, buen producto y platos bien cocinados. Hace casi 3 décadas que la clientela viene a esta casa, con una idea muy clara de lo que va a comer. Así que, si algo funciona no hay que cambiarlo”.

Partiendo de un estilo tradicional castellano, han conseguido una fusión con la nueva cocina mediterránea, actual e innovadora que dota a este lugar de todos los ingredientes necesarios para convertir, al Restaurante LAS LLAVES, en uno de mis rincones con alma preferidos.

Era noche cerrada cuando abandonamos el local.

Se ha pasado en un suspiro y es que, cuando te encuentras como en casa, te olvidas que debes partir.

¡Hasta muy pronto!

Aunque nunca conseguiré el toque de nuestro Chef, Jeremy comparte la elaboración de su LASAÑA DE MAR.

Ánimo y manos a la obra.

Horario:

Abierto de Lunes a Sábado. Comidas y Cenas.

Domingo: Cerrado todo el día

logo las llaves

Galería de fotos
todas, aquí

Entra en Facebook

2 respuestas a “UN RINCÓN CON ALMA LLAMADO LAS LLAVES.”

  1. Marisa es un lugar precioso. Me alegro mucho que te guste la historia. Un abrazo

  2. Precioso restaurante, desprende magia de antaño y una bella historia para describirlo.

Deja un comentario