UNA TARTA LLAMADA SELVA NEGRA

Ingredientes

Para los dos bizcochos de chocolate    (tamaño de 20 cm)

8 huevos medianos

275 gr de azucar

25 gr de cacao en polvo

175 gr de harina

 1 cucharita de levadura

200 gr de mantequilla fundida

Para el relleno 

800 gr de cerezas negras de lata (sin huesoy cocidas en almibar)

2 cucharitas de maizena (harina de maíz)

800 gr de nata

(35% de materia grasa para poder montarla)

6 cucharas de licor tipo kirsch (licor de cereza)

 zumo de 1 o 2  naranjas

Para el adorno

1 bote de nata montada

8 a 12 cerezas sobrantes del relleno

chocolate negro en virutas

 

 

Entre Fogones:

Si eres una experta en hacer bizcochos, esta selva negra no te va a suponer ninguna complicación, aunque sí te va a llevar tiempoe entre tus fogones. Así que, yo diría que es laboriosa de preparar, aunque nada complicada.  La ventaja es que puedes repartir su elaboración en dos días. De hecho yo aconsejo hacerlo así. Primer día se hace el bizcocho y al siguiente se prepara el relleno y se monta la tarta. Tener en cuenta que debe estar en la nevera al menos 3 horas antes de consumirla para que tome todo el sabor y aroma de sus ingredientes.

Creo que es la tarta de chocolate más famosa del mundo. Su nombre proviene de una zona de Baviera, al sur de Alemania, denominada La Selva Negra.

Si tienes un cumpleaños o una celebración, es una tarta imponente gracias a la nata montada y las cerezas negras y que va a gustar muchísimo a grandes y pequeños.

Si hay niños puedes eliminar de la receta el licor.  Aunque es este licor alemán de cerezas lo más característico de esta tarta. Es como tomarse un codillo sin chucrut. Estará riquísimo pero siempre le faltará este toque de sabores, igual que a esta  selva negra.

 

 

Paso a Paso:

Se preparan dos bizcochos finos, como os indico en ingredientes de unos 20 cm de espesor. Tener en cuenta que los vamos a cortar horizontalmente, en dos mitades. La receta para elaborar el bizcocho es la misma que el bizcocho genovés pero se sustituye la maizena por cacao.

Hornear los bizcochos hasta que estén subidos y esperar a que enfríen  para desmoldarlos.

Mi Recomendación:

Yo recomiendo hacer los bizcohos el día anterior y de esta manera, el postre os llevará menos tiempo y los bizcocho son más manejables para trabajar con ellos.

Paso a paso elaboración de bizcocho geneovés de chocolate.

Calentar el horno alto medio (190 º) y engrasar el molde .

Fundir la mantequilla en trocitos al baño maría sin que hierva el agua y apartar del fuego.

Tamizar las harina de repostería, el cacao y la levadura. Reservar.

Poner los huevos y el azúcar en un cuenco al baño maría sin que hierva.

Batir los huevos y el azucar despacio y constante hasta que la mezcle aumente su volumen casi al doble. Apartar del fuego  y batir hasta que se enfríe.

Incorporar, poco a poco, toda la mezcla de los huevos con la harina y el cacao,con movimientos en forma de ocho.

Añadir la mantequilla también poco a poco y con los mismo movimientos.

Pasar inmediatamente la masa al molde e introducir en el horno de 25 a 30 minutos.

Pincharemos el bizcocho para comprobar si está hecho.

Preparar el relleno:

Nota: 

Si  utilizas cerezas frescas: Tienes que macerarlas en el licor kirsch.Para ello, cortar las cerezas a la mitad y quitar el hueso. Poner un bol con las cerezas , 2 cucharadas de azúcar y las 6 cucharadas de licor kirsh y deja macerar unas 2 horas mínimo. Este kirsch resultante es el que vas a utilizar para el resto de la receta. Reserva 10 mitades para decorar la tarta.

 Si utilizas las cerezas en almibar:

Escurrir las cerezas y guardar unas 10  unidades para adornar la tarta. Reservar el almíbar de la fruta.

El resto de la elaboración para los dos tipos de cerezas utilizadas:

El resto de las cerezas cortarlas en trocitos y mezclarlas con el almibar. Será suficiente  la misma cantidad de almibar que de cerezas para preparar una especie de mermelada. Cocer aproximadamente 10 minutos,  removiendo con frecuencia,  hasta que se ponga transparente. Añadir 3 o 4 cucharas de maizena al final de la cocción para que espese  y quede una mezcla cremosa. Reservar esta mezcla de cerezas.

 Mezclar otras 3 o 4 cucharadas del almibar restante, con 3 o 4 cucharas de kirsch y el zumo de una naranja.   Calentar unos minutos y reservar en un bol o taza.

Mi recomendación:  En caso de que la tarta se elabore para niños o mayores que no les guste el licor, se puede eliminar el licor en este paso.

 

Montamos la nata con dos cucharadas de azúcar, para que no quede demasiado dulce.

Para dar más estabilidad y firmeza a la nata y que además, aguante  de un día para otro, la reforzamos con unas hojas de gelatina.

Para ello, hidratar las hojas de gelatina en agua fría, posteriormente escurrir bien.

Calentar 3 cucharadas de licor de cerezas y disolver en él la gelatina.

Incorporar esta mezcla a la nata montada poco a poco y con movimientos envolventes suaves para que no pierda aire.

Mi recomendación: La nata debe tener al menos un 35%  de materia grasa porque si no, es imposible montarla.

Nota: La receta original utiliza como base de la tarta una masa quebrada y un bizcocho, en lugar de los dos bizcochos que yo utilizo.

Así, la original solo elabora un  bizcocho más grueso que corta en tres partes para el resto de la receta. 

Yo os voy a enseñar la receta que utilizo habitualmente:

Cortar los dos bizcochos horizontalmente en dos mitades, de tal forma que te saldrán cuatro capas de bizcocho.

Poner una primera mitad en la fuente que vayas a utilizar para presentar tu tarta,  ya que después de montarla puede romperse o estropearse al moverla a otra bandeja (la receta original utilizaría en este paso, la masa quebrada).

Emborrachar las capas de los bizcochos:

Pintar con un pincel  la cara del bizcocho con el bol donde tenemos el almibar de licor de cereza.

Repetir la operación en las tres capas restantes.

Montaje de la tarta:

Extender una capa de nata  y  el almibar de cereza  en la capa de bizcocho inferior.

Extender en la siguiente capa  ya emborracahda una base de la mermelada de cerezas con otra capa de  nata.

Repetir igual en la tercera capa del bizcocho y la taparlo todo con la última cara de bizcocho. Cubrir toda la tarta con la nata restante, laterales y superficie.

Calcular que la mitad de la nata es para el relleno y la otra mitad para cubrir toda la tarta.

Para adornarla:

Colocar las cerezas que hemos resevado en todo el perímetro de la tarta. Si te atreves puedes hacer unos rizos  de nata con una manga pastelera, pero yo te aconsejo que utilices un bote de nata montada. Solo tienes que presionar y colocar una bolita o rizo entre las cerezas; es decir, una cereza y un rizo de nata hasta dar la vuelta a todo el perímetro circular de la tarta.

Finaliza la decoración, pegando las virutas de chocolate por toda  la tarta,  laterales y superficie.

Deja reposar unas horas en la nevera para que tome todo el sabor y aromas de la mezcla.

Y el trabajo y el esfuerzo han merecido la pena, porque el resultado es asombroso.

¡A disfrutar del espectáculo!

 

 

Esta espectacular receta, acompaña a un cuento mágico y profético: STELLIUM, CORONA DE ESTRELLAS.

 

separador hojas

Deja una respuesta