TARTA DE ZANAHORIA

Autora: Marisa Ventura

Toledo


Ingredientes

Para el caramelo

125 gr. de azúcar blanca

1 brik de leche evaporada

25 gr. de mantequilla

2 cucharadas de agua

Para la masa

150 gr. harina de trigo

300 gr. de zanahoria rallada

180 ml de aceite de oliva

90 gramos de azúcar blanca

2 huevos medianos

1 sobre de Levadura química

1 pizca de sal

1 cucharadita de canela

1 cucharadita de nuez moscada

100 gr. de nueces troceadas

Para la crema

250 gr. de queso crema

200 ml de nata para montar

Dos cucharadas de azúcar glass

cenefa helados

Entre Fogones :

Hay muchas recetas de tarta de zanahoria, con o sin relleno. Sencillas o con cobertura. La base de todas ellas es la misma. Podéis variar a gusto cobertura o relleno, incluso eliminar y dejar un sencillo bizcocho de zanaharia. En esta ocasión, comparto mi receta de la tarta de zanahoria con cobertura de caramelo y relleno de nata y queso crema.

cenefa helados

Paso a Paso:

En una cacerola ponemos los 125 gr. de azúcar, añadimos el agua. Encendemos el fuego y removemos con una cuchara de madera hasta obtener caramelo líquido.

cenefa lateral gastronomía

Con cuidado volcamos un chorrito de leche evaporada y una cucharada de mantequilla. Removemos para mezclarlo bien y reservamos. Ya tenemos listo el caramelo.

En un bol volcamos la harina, la canela, la nuez moscada y la pizca de sal y, mezclamos bien.

En otro recipiente ponemos los 90 gr. de azúcar y el aceite de oliva y lo batimos con las varillas hasta que se integren bien ambos ingredientes. Si tenéis un robot de cocina, podéis hacerlo en él.

Añadimos los huevos y seguimos mezclando hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Completamos con la mezcla de harina, la levadura química y la zanahoria rallada y seguimos batiendo hasta que se haga homogénea.

Por último, añadimos las nueces troceadas y mezclamos bien. Ya tenemos la masa del bizcocho

En un bol aparte, o en la amasadora si la tenéis, ponemos el queso en crema, añadimos la nata y el azúcar glass y mezclamos hasta obtener una mezcla suave y cremosa. Reservamos en el refrigerador. Ya tenemos la crema para el relleno.

COCCIÓN

Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo y mientras tanto, forramos un molde desmontable con papel de hornear (el mío tiene 22 cm. de diámetro) y lo untamos con mantequilla.

A continuación, volcamos toda la masa en un molde y horneamos durante unos 35 minutos o hasta que la masa esté cocida. Lo sabremos si al introducir un tenedor en ella, éste sale limpio.

Esperamos que enfríe un poco y colocamos sobre una rejilla hasta que acabe de enfriarse.

Ahora, una vez frio, debemos dividir el bizcocho en tres ruedas más o menos iguales y para obtener un buen resultado, podemos colocar el bizcocho en un plato cuando ya esté frio e introducir el cuchillo a la altura adecuada, después iremos girando el plato despacio hasta obtener el corte que deseamos. Pero si no somos mañosos, podemos recurrir al truco de los palillos, que consiste en medir el bizcocho y dividir en tres partes colocando palillos por todo el contorno de cada una y a la misma altura. Después no tendremos mas que pasar el cuchillo por encima de los palillos. Hay quien usa sedal para cortarlo y queda muy satisfecho.

MONTAJE

Para montar la tarta podemos utilizar como guía, las paredes del molde desmontable.

Lo colocamos sobre un plato de mayor diámetro que el molde y colocamos las paredes de éste encima, previamente untado con una pizca de mantequilla. Esto nos permitirá desmoldar después con mayor facilidad.

Colocamos una de las ruedas de bizcocho y volcamos sobre ella 1/3 de la mezcla de queso y nata. Extendemos bien.

Vamos colocando una sobre otra, las ruedas de bizcocho y repitiendo la operación de relleno.

Sobre la ultima capa, extenderemos el resto de la crema.

Una vez montada, templamos ligeramente el caramelo. Si se hubiera endurecido, podemos recuperarlo añadiendo una pizca de leche evaporada mientras se calienta, hasta que sea manejable.

Si disponemos de una jarra apta para líquidos calientes, lo volcamos en ella y cubrimos toda la superficie de la tarta, repartiéndolo bien por los lados para que todo quede bien impregnado.

Lo refrigeramos al menos durante dos horas y cuando esté listo, desmoldamos con mucho cuidado.

Podéis adornar el plato con unos arándanos secos y/o unos trocitos de nueces.

Y ya podéis disfrutar de su textura suave y su bizcocho jugoso. ¡Os encantará!

¡Probad esta receta!

¡Bon appètite!

CENEFA HELADOS

La historia que acompaña esta receta: ¡LOS AYERES! LA NIÑEZ.

Sección: Diarios de Ayer y Hoy

libros escuela

Si quieres conocer las historias y recetas de esta sección, publicadas hasta el momento entra en:

MARISA CON M DE MUJER

MARISA CON M DE MUJER

Deja un comentario