VELO DE FLOR

Reading Time: 4 minutes

Autora: M. L. Ventura

Ayer me habló uno de los barriles de la bodega donde trabajo:

– “Quiero presentar una queja”- me dijo –

Le miré atónita.

– ¡Sí, te digo a ti! – insistió.

Era un barril de unos cuatro años.

-¡La repulsa viene directamente del gran jefe! – gritó mientras se giraba hacia una barrica de roble francés que había quedado destinada a decorar la bodega y que tendría alrededor de 20 años.

Sin salir de mi asombro clavé la mirada en ella.

Con los años había adquirido un tono tostado que le daba un aire de calidez que invitaba al sosiego. Sus radios medulares aparecían envejecidos, como aletargados, pero transmitían brío, vigor, carácter.

Removiéndose lentamente y muy lejos de aportar la placidez que me había parecido, alzó el trueno de su voz que retumbó cavernoso entre las frías paredes:

-Nos tratáis deplorablemente – alegó – e hizo un mohín de desagrado para continuar diciendo:

-Ese mozo nuevo es un descalabro para nuestra savia. Entra como un tropel con ese artefacto que usáis para mover los palés y provoca millones de vibraciones que nos hacen estremecer. Tampoco tiene control con los tonos de las luces y eso está provocando alteraciones de color y sabor en nuestros caldos; deberíais instalar luces neutras. Además deja la puerta abierta de par en par casi toda la jornada, incluso los días de lluvia, y la humedad está estimulando el crecimiento del moho y ni siquiera el velo de flor puede evitar su avance; y para colmo, siempre trae consigo uno de esos aparatos con la música a todo volumen, el silencio es una ilusión para nosotros desde que él trajina por aquí. ¿Acaso ignora que si el bouquet crece con fatiga y sin armonía, sucumbiremos inevitablemente?

El eco quintuplicó la última palabra: ¡inevitablementeeeee, inevitablementeeeee, inevitablementeeeee…!

Como despertando de un sueño raro y aun dudando de mi lucidez mental, conseguí articular una breve disculpa y me comprometí a tomar medidas al respecto, lo que llevé a cabo de inmediato.

Desde ese día, en la entrada de la bodega y con caracteres bien visibles, cuelga el siguiente lema:

“Aquí vive el buen vino, por favor, respeten este hábitat”.

*El velo de flor es una capa de levadura que se forma sobre la superficie del vino y que forma parte del proceso de su crianza y lo protege de la oxidación.

Si quieres conocer la receta que marida con esta entrada: CODILLO GLASEADO CON CHAMPIS Y SETAS

RESEÑA DE MARIA LUISA VENTURA:
Ella responde al nombre de Marisa. Desde siempre escribe relatos, microrelatos, cuentos, poemas… Creció como una niña soñadora y su imaginación le llevaba a inventar historias, unas veces divertidas, otras dramáticas, tantas de terror… para mantener entretenidos a sus hermanos y primos más pequeños en las reuniones familiares.
Atraída desde que tiene memoria por la literatura, derivó su formación profesional a las tareas de administración, que alternó con las letras y que finalmente le llevó a la edición de un libro con una recopilación de algunos de sus escritos y que responde al título de “CINCUENTA RELATOS PARA LEER EN UN RATO Y QUINCE POEMAS”, además de multitud de colaboraciones junto a otros autores, con títulos tales como UNA ISLA EN LA ISLA, ANTOLOGÍA POÉTICA Volúmenes I,II,III y IV, PORCIONES DEL ALMA, CUENTOS DE NAVIDAD…
Una profunda sensibilidad está siempre presente en sus obras, donde constantemente se evidencia un sentimiento puro que toca inevitablemente el alma de sus lectores.
La niña soñadora de entonces es hoy esposa, trabajadora y madre de dos hijos, que toma muy en serio su afición por escribir.
En la actualidad firma una columna semanal de opinión en el periódico local “LA VOZ DE TALAVERA” y continúa apiñando poemas, cuentos y relatos que algún día verán la luz.

Si quieres seguir todas sus publicaciones:

Facebook, con M de Mujer  

Instagram, Cuadernos en blanco rotos

Y, en Historias entre Fogones, compartirá sus escritos y recetas en su SECCIÓN, Marisa con M de mujer

de tapeo

3 respuestas a “VELO DE FLOR”

  1. Los recuerdos de niño siempre son gratos.

  2. Prado, totalmente de acuerdo, cuánto recuerdos… Gracias por tus comentarios.

  3. Q bonita infancia😍

Deja un comentario