CUANDO DOS VIDAS SE ENTRELAZAN…

Hubo una vez, una vida rebosante de imaginación.

Había una vez, una vida llena de soledades.

Y el destino, que quiso que se encontraran.

Y así, una vez,  dos miradas se contemplaron  y  dos almas se descubrieron.

Y esas dos vidas se alimentaron la una de la otra,  como los hijos que engendraron o como el amor que cultivaron.

Eran un par de  átomos llenos de energía, manteniendo las distancias, atracción, reacción, ahora voy y después vengo, así,  hasta conformar un patrón único como la materia de la que está hecha este universo.

Ellos se repelían, ellos se atraían, ellos eran  un círculo de emociones y sensibilidades. Aunque no lo sabían, eran tan perfectamente imperfectos,  que bastante tenían con reconocerse.  Casi siempre juntos que no revueltos, o puede que más revueltos que juntos, el caso es que se amaban con esa manera suya de sencilla imperfección que les unía en una sintonía difícil de expresar.

Y como parte de la naturaleza, esos polos opuestos, siempre pegados, despertaron una primera mañana, uno al lado del otro y al siguiente amanecer ya había caminado su primera década juntos. 

  Sus vidas experimentaban a la par. Primero siendo dos, después  uno más se unió a la aventura y de tres, se convirtieron en cuatro, hasta que cinco fue el número perfecto que cerró  el círculo. 

 Y llegó la segunda década de risas y aromas, de voces alegres y de lágrimas tristes, de difíciles momentos y de veladas románticas, dos vidas chocando hasta encontrarse, queriéndose hasta odiarse, dudando hasta comprenderse, y entonces el círculo se cierra sobre él mismo en la tercera década para volver a ser dos sin dejar de ser cinco.

Y  brillan más que nunca porque aceptan por fin el valor de su compañía. 

Aquellas dos vidas comprenden que lo que el destino unió es perecedero y que  lo único perdurable en este tiempo es el valor que han dado a sus instantes y  la fuerza con la que han construido  su mundo.

Hoy comienzan a caminar hacia su siguiente década y lo hacen sin prisas, pero sin pausas, observando el mar azul cada mañana en esta orilla del mediterráneo.

Y sus ojos hoy, todavía se iluminan cada vez que se encuentran. 

Ellos, poseen la paz que les confiere estar donde deben, vivir con quien aman.

Hoy ,ellos ya no son dos. Por fin han comprendido que, desde esa primera vez, siempre han sido uno.

luna llena en el mediterráneo

Si quieres conocer la receta que inspira esta historia: CUAJADA CON GALLETAS Y ARÁNDANOS


Una respuesta a “CUANDO DOS VIDAS SE ENTRELAZAN…”

  1. MARIA LUISA dice:

    Un recorrido por la vida en común, el ying y el yang ¡ el todo incluído! ¡ Tal cual! 👏👏👏👏

Deja una respuesta