MUSLITOS DE POLLO CON SETAS EN SALSA DE ALMENDRAS

INGREDIENTES para 4 tragaldabas:

8 jamoncitos de pollo

100 g almendras crudas

2 rebanadas pan del día anterior

3 dientes ajo

1 cebolla grande o 2 pequeñas

 Media lata de cerveza rubia o un vaso vino blanco ( elección del chef)

Sal y pimienta negra

1 cucharada de harina

1 hoja laurel, perejil y orégano

2 sobres azafrán en polvo

 Aceite de oliva

cenefa helados

Entre Fogones:

Esta receta de pollo es una auténtica delicia. Super sencilla y con un toque especial que le confiere las setas y las almendras.

Si quieres elaborar una receta de siempre con un toque distinto, estos muslitos de pollo con setas en salsa de almendras es una opción perfecta no solo para sorprender a tus invitados en cualquier evento, también a la familia en un día o fin de semana cualquiera.

¡Cómo le pilléis el punto ( a vuestros fogones en general y estos muslitos en particular), os aseguro que es adictivo!

¡Ánimo y a disfrutar en vuestros fogones!

cenefa helados

Paso a paso

Cortamos en cuartos la cebolla en juliana. Pelamos y laminamos los ajos, retirando el germen ( no es necesario, solo si no queremos que nos repita en exceso).

Limpiamos los jamoncitos de pollo, quitándoles la piel. Cortamos a la mitad si son muy grandes. La cantidad dependerá también del tamaño. Si tienen un buen tamaño, quizá 2 unidades por comensal sea demasiado. No obstante, es un plato muy sabroso de un día para otro, incluso se puede congelar porque no pierde sabor ni aroma, ( siempre y cuando se descongele correctamente) Aquí os dejo una entrada donde os explico cómo congelar correctamente nuestros platos caseros y muchas ideas para elaborar. ¡MUY INTERESANTE PARA L@S TRABAJADOR@S, DENTRO O FUERA DE CASA, CON TIEMPO REDUCIDO!

bodegón frutas

En una sartén echamos aceite y cuando esté caliente añadimos los ajos y las rebanadas de pan. A mí, me gusta hacer este paso en dos fases, primero dorar los ajos y retirar. En ese mismo aceite con el sabor de los ajos, doramos inmediatamente el pan. Retiramos y reservamos.

En ese misma sartén, añadimos un poco más de aceite ( porque el pan habrá chupado todo el que se haya utilizado), doramos las almendras, sin que se quemen y retiramos.

Ahora echamos en la sartén nuestra cebolla con un poquito de sal y dejamos pochar a fuego medio durante 10 minutos.

En el vaso de la batidora vertemos el pan frito, los ajos, las almendras, la cebolla, perejil, orégano, 1 cucharada de harina y medio vaso pequeño de agua . Trituramos bien para que no queden grumos.

Salpimentamos nuestros jamoncitos de pollo y los doramos con un chorrito de aceite. El tiempo dependerá del tamaño de los jamoncitos de pollo. El fuego a medio bajo hasta que doren por fuera.

A continuación los cubrimos con la mezcla que teníamos en el vaso de la batidora, añadimos media lata de cerveza (también se puede suplir la cerveza o un vaso de vino blanco). Cocinamos a fuego alto un par de minutos para que se evapore el alcohol del vino blanco o la cerveza. Agregamos el azafrán y el laurel y cocinamos a fuego lento unos 30 minutos, hasta comprobar que los muslitos están absolutamente tiernos. Si vemos que todavía no están hechos pero le falta líquido, agregamos un poquito de agua.

En una sartén añadimos un poco de aceite y un ajo laminado junto con las setas lavadas y cortadas. Mientras se termina de hacer el pollo, salteamos las setas con un poco de sal y pimienta y unos tacos de jamón serrano.

Una vez hechos los jamoncitos, montamos en una bandeja, vertiendo salsa al gusto y acompañamos con las setas salteadas.

Para acompañar estos muslitos, como plato único, además de las setas o en lugar de ellas, podéis preparar un puré de patata o un arroz blanco.

Podéis utilizar cualquier otra pieza del pollo a vuestro gusto. Si utilizáis pechugas, cuidado para que no se os pasen de tiempo de cocción porque quedarán muy secas y el plato perderá todo su esplendor. Yo no os aconsejo esta pieza para este plato.

cenefa helados

Esta receta inspira un canto al amor de Lola Carrasco en su sección: NO PUEDE SER SIEMPRE VERANO

VOLVER, COMO VUELVEN LAS CIGÜEÑAS

EMOCIÓN A EMOCIÓN HASTA LLEGAR A TREINTA Y TRES

Esta sabrosa receta acompaña a otra especial entrada cinéfila de Gonzalo Contreras.

cenefa helados

Deja una respuesta