el blog de historias entre fogones

Sobre mí

Reading Time: 6 minutes

Hablarte sobre mí no es tarea fácil. No sé muy bien cómo explicarte quién soy sin mirarte a los ojos. Yo soy de distancias cortas, de piel y de emoción contenida o más bien, retenida. Probablemente nuestro único nexo de unión sea este blog, por esta razón, es mucha la responsabilidad que tengo y me gustaría tanto conectar contigo…

Quisiera que nos adentráramos en mis sueños, llevarte de la mano por mis mundos, rebuscar juntos en mi interior y reconocerte en alguna de mis emociones.

Y es que justamente esto es Historias entre Fogones. Son todas las emociones que han marcado mis rutinas y me han convertido en la mujer que soy.

Pero empezaré por el principio.

mijas pueblo panorámica

Me llamo Eli Bueno. Soy de Madrid, España, aunque desde hace tres años vivo en un lugar maravilloso, a orillas del Mediterráneo. Un pueblo pequeño y precioso, La Cala de Mijas, ubicado en la provincia de Málaga.

Soy una de esas mujeres dedicada en cuerpo y alma a la familia; de las que llaman “amas de casa” que dicho sea de paso, creo que tiene una connotación bastante alejada de la realidad. No soy ama de nada. Detesto a la gente que nos cataloga en el sector de “no trabaja”. Pero esta es otra historia que ya os contaré…

Pertenezco a la primera promoción de lo que se llamó informática de gestión, una diplomatura tan novedosa que ni en el nombre se ponían de acuerdo. Os estoy hablando de “la Edad de Piedra de la tecnología”, donde se mecanizaban las empresas a golpe de líneas de código que programaba una servidora. No era ni por asomo lo que había imaginado. Era un trabajo tedioso, solitario y muy aburrido. Así que, y a pesar del disgusto de mis padres que veían cómo echaba un futuro prometedor por la borda, me dediqué a otras cosas menos productivas y más divertidas. Muchas pruebas y ensayos, caer y levantar, perderme y encontrarme. Pero en toda esa andadura, sentía que no encontraba mi espacio en nada de lo que emprendía.

señal hogar

Entonces me enamoré. ¡Qué poco original! pensarás. Pero la originalidad está en la percepción de los sentimientos. Y nunca antes tuve la certeza de tener un proyecto de vida tan real y tangible.

Con premeditación y alevosía, construimos un hogar. No sé cómo, pero llevamos más de 3 décadas, odiándonos y amándonos ( a partes iguales). Y durante todo ese tiempo he disfrutado muchísimo de mis tres hijos, Manu, Sandra y Álvaro, hoy ya independizados. También hemos pasado por momentos muy duros. Una vida llena de claro oscuros en la que he mantenido el timón de este barco lo mejor que he podido. Unas veces aciertas y muchísimas otras te equivocas, pero todas las decisiones tomadas han sido pensando en ellos, mi familia.
Y en este punto os confieso que una de las grandes lecciones aprendidas ha sido pedir perdón. Sobre todo a ellos, que me han sobrevivido todos estos años.

Parte de mis sentimientos están en esta entrada: Amar toda una vida


Creo firmemente en el destino y pienso que todo en esta vida sucede en su justo momento. El mío llegó con una jubilación y una mudanza. En “la casa de la playa” , a orillas del Mediterráneo, comenzó una etapa renovadora en mi vida.

cielo espectacualar

Dicen que las paredes de los hogares absorben la energía de sus anteriores moradores. Y en mi hogar hay mucha solera.

Los veranos en la playa con los abuelos eran sinónimo de diversión y descanso. La familia venía a descargarse de estrés, a impregnarse de sol, brisa marina y tranquilidad, a reír, pasear, escuchar buena música y dormir sin preocupaciones. Los niños eran felices y los adultos se contagiaban de su alegría. Esta casa se ha alimentado de todas estas emociones.

Es una casa con alma, como los rincones que os voy a mostrar en este blog. La alegría impregna sus paredes y el rescoldo de las risas predomina entre sus recuerdos. Y como casi todo en mi vida, aquí también nos reuníamos alrededor de una mesa repleta de recetas maravillosas.

Por cierto AQUÍ, os explico “mis 10 pasos para vivir con alegría sin buscar la felicidad”.

Tengo mucho que agradecer a las mujeres que mantuvieron este paraíso para que hoy, nosotros tomemos el relevo.
Para bien y para mal, he tenido tres suegras y un único marido. A ellas, la abuela Consuelo y sus inseparables hermanas, Nina y Nica que permanecieron juntas toda la vida, gracias de corazón por tantos momentos compartidos, por recordaros en cada rincón de ésta que siempre será vuestro paraíso.

atardecer en la palya

Y así comenzó mi nueva andadura y con ella, el sueño que siempre me había acompañado. Llegó la inspiración que cambió mi percepción de la vida. Hasta ahora toda mi energía se había centrado en sufrir y disfrutar las vidas de los que más quería. Pero ahora tenía que ser mi propio centro, encontrar mi motivación. Y como un niño reconoce detrás de cada palabra, su significado, convirtiéndose en un ávido lector, yo ví claramente lo que siempre había tenido al alcance de mi mano.
Escribir sobre cualquier cosa que me despertaban los sentidos era mi válvula de escape y cocinar en mis fogones, siempre fue mi rutina. Y resulta que también, mis dos grandes pasiones.

cocina ingredientes

Y como un puzzle, enlacé mi pasado con mi presente. Todo confluía en una infancia maravillosa. Aromas a los fogones de mi abuela Paca, siempre inventando alguna nueva receta, incorporando distintos ingredientes. Y yo de “compinche”, como un perrito pegado a su delantal. La tía Toñi, anclada a su máquina de coser, tejió muchos de mis sueños. Ella diseñó y confeccionó los vestidos que marcaron tres instantes cruciales en mi vida; mi bautizo, mi traje de comunión y mi vestido de novia. Toda mi infancia gira alrededor de sus recuerdos, pero por encima de cualquier emoción, está ELLA, mi madre, mágica, amorosa, cálida. Todavía hoy respiro su aroma a pan recién horneado y a Heno de Pravia. Me resuena en el alma su risa cantarina y esas melodías que salían de su garganta privilegiada. No recuerdo que nunca se enfadara conmigo y razones tuvo, pero creo que solo sabía abrazar. Ellas ya no están, no pueden leer este blog. Así que, estas páginas son un homenaje a mis mujeres generosas y valientes que me enseñaron lo que no se aprende en ninguna escuela. La alegría de dar sin recibir nada a cambio, esa forma especial de querer y el esfuerzo infranqueable de quien esconde tristezas tras una eterna sonrisa. Pura emoción que conforman este blog de recetas y de historias.

vista panorámica mijas costa

Historias entre fogones nace como un homenaje a la vida, al amor universal e incondicional, a la familia y a la amistad. Porque la cocina es mucho más que mezclar ingredientes. La cocina, como la escritura, es imaginación e inspiración. Es esperanza y motivación. Son historias y es vida. Sin entusiasmo, la vida es tan insípida como un plato cocinado sin amor.

Todo mi pasado y mi presente confluyen aquí, entre ingredientes y frases.

tarta de queso

 Espero que algunos de estos relatos y recetas os inspiren y os enamoren.

Y es que, tenemos tanto que contarnos…

separador de pajaros

¡Te doy la bienvenida a este rincón!
¡Qué bien tenerte por aquí!

niña con estrellas
tu historia
de tapeo
inicio