JAMÁS MUERE LO QUE JAMÁS SE OLVIDA

Registros Akáshicos. El libro del alma.

El sencillo gesto de respirar despierta sensaciones, quizá ayer ignoradas.

Observar y conocer tu cuerpo.

Conectar con cada célula de tu piel.

Sentir un equilibrio, cuasi perfecto, al que solo puedes acceder desde tu mente.

Inhalar, retener, exhalar y  permanecer aquí o  volar a los confines de tus creencias.

Desde tu interior hasta el infinito y más allá…

Comienzo esta entrada por el final.  Saboreando todo lo que me ha removido esta experiencia. 

rama flores y pájaros

-I-

Un viaje por el que María me ha conducido de a poquitos, mostrándome el camino. Enseñándome cómo  las barreras de mis pensamientos desparecen  para dotarlos de alas y  convertirlos en luz blanca, agitándose en un espacio sin límites, donde todo puede suceder.

Un espacio abierto se presenta ante mí y yo, cautelosa, me adentro en este aprendizaje que, siento, comienza a  liberarme. Buceo en mi interior y, sin saber muy bien cómo, me expando para encontrar un tesoro escondido en lo más profundo del alma.

Quiero puntualizar que, esta experiencia nada tiene que ver con la religiosidad y  tiene que verlo todo, ya que la creencia en una vida tras la muerte, sentir paz y seguridad comunicándonos con un ser superior, por diferentes canales de oración y preceptos, es común a todas las culturas y religiones.

Por tanto, intentaré  transmitiros mis sensaciones cuando, por primera vez, he abierto el libro de mi propia alma, en estos registros akáshicos.

rama flores y pájaros

-II-

La lectura comienza con la voz, cálida y amorosa de María. Es el sonido del corazón, que te mece con cariño y mimo por las distintas etapas que vamos a transitar.

Para ello,  crea un lugar inmaculado donde todo va a suceder llamando a los espíritus  del Aire, Tierra, Agua y Fuego, recogiendo la sabiduría en cada una de sus formas, conectándonos a través de su luz.

Ella, tan joven pero tan sabia, toma el timón de este velero de luz que navega por mis entrañas. Ella, con esa  capacidad de  transmutarse en energía, se alinea con mis ángeles guardianes, con los espíritus que me protegen y alcanza mi alma para interpretar sus respuestas a mis preguntas.

Desde este instante, el camino que hemos recorrido juntas ha sido liberador.

Me ha mostrado que tengo luz propia y que  el cambio proviene de uno mismo.

He aprendido que mis guardianes, ven, observan  y  me dicen… pero solo yo, puedo tomar las riendas de mi vida. 

Viajando de la mano amorosa de María, siento mi pecho, toco  mi corazón y la inspiración se hace más vital.

Mis ángeles, a través de ella,  me dicen que yo soy la constructora de mis sueños. Y esos sueños tienen que ser exclusivamente míos, intransferibles. Porque si vivo en equilibrio, plenamente, estoy permitiendo a otros vivir y soñar en libertad.

rama flores y pájaros

-III-

Durante más de 100 minutos que ha durado esta experiencia, he conseguido  tomar conciencia del por qué me ocurren ciertas cosas, por qué repito ciertos comportamientos, aun sabiendo que son perjudiciales.

universo interior

María me ha mostrado este nuevo universo interior.

Encadenarse a cualquier tipo de cariño, no es amar.

Es como  observar desde la playa  las olas inmensas que envuelven un mar revuelto. Me mantengo alerta, atenta al espectáculo, pero no entro. 

No es mi alma la que surfea en cada cresta de las olas. Son ellos los que pelean y disfrutan. Son su almas las que se hunden y  remontan.

Respetar su voluntad, apoyar sus decisiones y darme permiso para hacer lo mismo sin sentirme culpable por ello.

Y encuentro, por fin, mi equilibrio.

 Pero antes,  me desprendo de estas cargas que ralentizan mis pasos. Ya no me pertenecen. No las necesito en este camino de inspiración.

Me pregunto cómo será despertar mañana sintiendo que, en cada página que escribo,  estoy entregando algo al mundo. Respiro hondo, cierro los ojos y creo que es posible.

rama flores y pájaros

-IV-

En el último tramo de nuestro viaje, he encontrado un bosque inmenso.

bosque y casacada

He sentido la emoción de pasear entre árboles milenarios, percibir su  fuerza en el susurro de los animales que allí habitan, el aroma a  tierra mojada y el frescor del río caudaloso que baña sus tierras.

 Mezclándome con  los trinos de cientos de pájaros, percibiendo el susurro del viento, me empapo de su inmenso poder.

Y nunca he estado sola. En este paseo por mis sentidos, me ha acompañado la energía y el cariño  de un perro lobo.

Mi amigo, mi concordancia. Su amor incondicional, desprendido  me llena de paz y de ternura.

Él es la sincronía de todos mis animales, los que siempre han estado en  mi vida. En los momentos más duros y en mis mejores momentos.

lobo, bosque, lago

En cada recodo de este universo,  María dirige mis pasos, sin interferir en mi viaje.

Me ha conducido a través de un portal donde me he reencontrado con mi  yo – niña. Y, los tres, lobezno, mujer y niña, hemos cruzado de nuevo, para caminar  juntos por  este mundo sereno, limpio.

Sentadas muy cerca la una de la otra le doy las gracias. Porque esta pequeña niña que tengo delante, esta pequeña versión de mí,  ha estado durante todo este tiempo cargando con mis miedos e inseguridades. Y nos ha mantenido, a las dos, a salvo. Asegurándose de que siempre, recibimos amor.

Le he ofrecido este paraíso, un lugar donde  vivir en paz, sin presiones, ni obligaciones y he agradecido su esfuerzo

Ahora, esta pequeña sabe  que es totalmente libre para hacer lo que quiera como una niña.

Por fin ha comprendido  que  somos los adultos,  con la madurez que imprimen los años, libres y  responsables para tomar las decisiones.

Hemos sellado el pacto con un abrazo de amor infinito.

Y ella se ha quedado allí donde pertenece, creciendo en libertad, para convertirse en una mujer espontánea, equilibrada y feliz.

rama flores y pájaros

-V-

La vida no comete errores. El aprendizaje nos conduce  a nuestro lugar.  Si algo he aprendido con esta lectura, es que  nuestros seres de luz  nunca nos reprocharán nada pero tampoco decidirán por nosotros. Ellos nos dicen. Nosotros escuchamos y activamos el cambio.

cosmos

El cosmos se mueve por el libre albedrío, así que es inútil pedirle algo en lo que no creo. Tener fe en mí y luchar por conseguirlo. Es el “quid pro quo” que me exige el universo.

Desde sus  antípodas hasta mi Mediterráneo, María interpreta lo que yo intuyo, pero no entiendo. Ella recibe esa energía que proviene de mis entrañas. Realmente, María es un ser de luz que me ha devuelto la esperanza.

Durante este viaje, nos hemos fusionado en una sola energía para recibir los mensajes de mi propia alma.

mandala

   “Memorizo. Grabo en mi cuerpo. Aterrizo. Bajo todo esto a mis raíces, me creo este sostén, este suelo firme. Veo esta meta, le digo a mi cuerpo que ahí es donde vamos”.

¡Qué distinto sería el mundo  si escucháramos nuestro interior!

 ¡Si nos viéramos con los ojos del alma!

¡Si  abriéramos el corazón  a lo inexplicable!

Gracias a mi conductora del alma, por despertarme de mi letargo.

Gracias por  dejarme fluir, por ayudarme a entender que  mi vida es un libro que escribo cada día, que solo mi poder interior es el  que inspira cada página e ilumina mis sueños,  plagados de calidez.

Finalizo esta experiencia con uno de sus pensamientos:

 “Nuestra alma recuerda nuestro propósito, cada paso que hemos dado en esta vida y las anteriores.

Sabe lo que necesitamos escuchar.

La voz del alma es siempre una voz de amor, ilumina y guía sin juzgarnos.

Abre el portal de tu corazón y prepárate para recordar toda la sabiduría que tu alma conoce”.

 “Hasta pronto, mi preciosa María”

niña y estrellas

Este viaje, también me inspiró y despertó sabores muy especiales, con mucho aroma a hogar. CANELONES DE ESPINACAS Y MOZZARELLA


Puedes acceder a todas las entradas de María publicadas hasta el momento en Historias entre Fogones:

Deja un comentario